3 jun. 2013

EMPANADILLAS DE MORCILLA Y PERA

Hoy tenemos en nuestra mesa un delicioso plato perfecto como aperitivo para cualquier celebración entre amigos, unas empanadillas de morcilla de arroz, pera y cebolla caramelizada que con la salsa de piquillos que las acompañan, hacen un plato exquisito al paladar.

Esta receta era, en principio, para el concurso de Morcilla de arroz del blog pinchos y canapés, pero al final nos decantamos por otra, que subiremos proximamente al blog y seguro os parece más original.

Disfrutarla con una cervecita bien fría o un crianza y comprobaréis lo que es un ágape en condiciones. *SBP*


Ingredientes:
  • 1 morcilla de arroz
  • 1 pera de conferencia
  • 2 chalotas (cebolla dulce vale)
  • 1 paquete obleas de empanadillas
  • 1 lata pimientos de piquillo
  • 200ml nata
  • 1 huevo 
  • Piñones
  • Vinagre de módena
  • Azúcar
  • Agua
  • Sal



 

Elaboración:

Sofreímos los piñones con un chorrito de aceite de oliva virgen extra hasta que estén tostados, reservamos. Hacemos unas rodajas con la pera y la calentamos en la sartén a fuego medio unos 5 minutos por cada lado, espolvoreando una pizca de azúcar por cada rodaja. Una vez terminado reservamos, esta será nuestra cama para el relleno.

  

Cortamos las chalotas en juliana (tiras) y las pochamos con un chorrito de aceite de oliva y una cucharadita de mantequilla hasta que esté transparente, añadimos dos cucharadas de azúcar y removemos durante 5 minutos. Añadimos un chorrito de vinagre de módena, otro de agua y removemos todo bien durante otros 5 minutos. Reservamos.


Sofreímos la morcilla, cuando tenga un tono más oscuro añadimos los piñones y salteamos un par de minutos. Empezamos a calentar el horno a 180ºC y en una bandeja con papel vegetal, colocamos la mitad de las obleas.


Colocamos una base de pera.


Seguidamente añadimos la morcilla y la cebolla caramelizada.


Rellenamos todas las obleas, tapamos con cuidado con las restantes y con la ayuda de un pincel pintamos las empanadillas para que al hornear nos quede un toque tostadito.


Horneamos 8-10 minutos a 180ºC. Mientras se hacen las empanadillas, en un cazo, sofreímos una cebolla cortada en juliana con un chorrito de aceite y una cucharada de mantequilla. Cuando esté transparente, añadimos los pimientos de piquillo con el agua de la lata y removemos a fuego medio 5 minutos. Añadimos la nata y dejamos que macere un par de minutos.


Pasamos por la batidora y sacamos las empanadillas del horno.


Emplatamos colocando una empanadilla medio abierta en la base y otra encima. Ponemos una cucharada con salsa en un borde, está buenísimo echando la salsita dentro de la empanadilla. Embellecemos el plato rociando un chorrito de salsa alrededor de las empanadillas y unas aceitunas ligeramente cortadas.

 

¡Especatacular! Estas empanadillas están listas para disfrutar. El día que las preparamos duraron lo que tardó en enfriarse, todos los comensales tuvieron una gran experiencia y todavía nos piden que las preparemos cuando nos juntamos.*SBP*

"El cocinero sin probar un bocado de los manjares que ha hecho, suele quedar satisfecho de sólo haberlos guisado". Calderón de la Barca.

5 comentarios:

  1. que deliciosas tienen que estar, me gusta tu blog y me quedo por aqui, te invito a conocer el mio :

    http://neferuracocinera.blogspot.co.uk/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Santi. La verdad que sí, están buenísimas. :)
      Bienvenido....ahora voy para allá!! ;)

      Eliminar
  2. Nosotras hicimos ago parecido pero en forma de trenza. Probaremos asi también!!
    Ana de JUEGO DE SABORES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno, seguro que estaba riquísimo. Ya nos contaras que tal al hacrla ;)

      Eliminar
  3. Esto tiene una pinta deliciosa! mmmmm qué hambre....

    ResponderEliminar